20 may. 2010

El sol

El fin pasado tuve el gusto de acompañar a los amigos de Aztecas Alpha en la celebración de su tercer aniversario. Lo que más gusto dio fue ver la cantidad de gente aplicándose en su entrenamiento, van por buen camino!!!

Lo que me preocupó un poco (y no me preocupa sólo por ellos, sino que lo he visto cada vez más seguido en todos lados) es que casi nadie traía agua suficiente para todo su entrenamiento.


No sé si sea problema del calentamiento global o simplemente así nos toque este verano, pero cada vez está haciendo más calor y cada vez el sol pega más duro, por lo que traer suficiente agua para toda la sesión no es sólo deseable sino muy importante.

El problema de que sólo algunos traigan agua no es que no le vayan a compartir a todos, sino que, en lugar de que sólo haya uno que otro que terminen medio deshidratados, al final del día TODOS los del grupo terminan deshidratados por andar compartiendo pequeñas cantidades de agua entre muchas personas.

No es broma cuando hablamos de los golpes de calor o deshidratación, esa sensación de desvanecimiento, dolor de cabeza, sensibilidad a la luz, mareo y pérdida del control del cuerpo que da cuando hace demasiado calor y no nos estamos hidratando bien. Mal cuidado, un golpe de calor puede llevarlos al hospital.

Hace tiempo escribí un par de artículos acerca de la hidratación, y desde entonces no me canso de insistirles que por favor consideren siempre llevar agua a sus entrenamientos, no sólo la que crean que van a tomar, sino un poco más por si a alguien se le acaba. Y durante el entrenamiento manténganse tomando pequeños tragos de agua de forma constante. De esta forma, no habrá problemas por deshidratación ni por golpes de calor, y podrán dar el 100% en cada una de sus sesiones de entrenamiento.

Por esto mismo, desde hace unas semanas dejé de llevar botellas de 2 litros y ahora llevo mejor botellas de 4 o 5 litros. Les sugiero hacer lo mismo, nunca está de más (y no son más caras).

Ser y Durar

No hay comentarios: